L7 - "Bricks are Heavy" (1992)

Crítica: L7 - "Bricks are Heavy"

...las voces pierden bramido que no intención o actitud y el sonido se redondea en busca de un decorado sónico fuerte pero más sutil.

Por Jorge García.


Como quien no quiere la cosa, el tercer disco de la banda de Punk-Rock, Grunge y Rock alternativo L7 titulado "Bricks are Heavy" cumple en el presente año la friolera de treinta y dos años.

El cuarteto californiano lo está llevando a los escenarios íntegramente y en poco más de dos semanas tendremos la oportunidad de disfrutarlo en uno de los momentos más prometedores de la presente edición del ARF.

Los inicios en 1988 de unas cuasi adolescentes L7 con su disco debut de título homónimo, que pegaba con rotundidad a un acerado Punk-Rock de pálpito nihilista y contestario daban paso, una vez comenzada la década de los noventa, a un sonido que se acercaba mucho más al grunge dominante en aquél 1992.


Las melodías se suavizan y quedan más claramente marcadas, también las voces pierden bramido que no intención o actitud y el sonido se redondea en busca de un decorado sónico fuerte pero más sutil.

El Grunge de L7 mira de soslayo al Hard-Rock y al High Energy y no se pierde en excesos produccionales ni en la búsqueda de estribillos pegadizos, riffs de estadio o solos virtuosos, las vísceras ganan la partida al estilo y la rotundidad a la sofisticación, siempre en un entorno que sin perder cierta hostilidad resulta en cierto modo acogedor y fluido.

El sólido y ferozmente cohesionado núcleo sónico confeccionado desde los controles por el productor del célebre "Nevermind" de Nirvana Butch Vig, impregna y alimenta las once composiciones, en su mayoría de Donita Sparks, aunque con solventes aportaciones de Suzi Gardner y Jennifer Finch.

El álbum se alarga durante más de treinta y cinco minutos donde la urgencia e intrepidez de cortes como "Wargasm" o "Slide" convive sin asperezas con temas más sucios como "Scrap" o "Diet Pill" y con instantes oscuros y viscosos como "Monster" o con las impactantes y de simbología grunge "Pretend We're Dead" o "Everglade".


"Bricks are Heavy" es un disco que mantiene las credenciales estilísticas de una época al tiempo que define a sus autoras y las posiciona en la zona alta de la pirámide del rock alternativo y el grunge de los noventa, haciendo extensible su carrera hasta nuestros días pero marcando un punto de inflexión que no debemos obviar. Muy pronto ofrecerán en varias plazas del estado este disco en vivo y seguro que fuerza, poderío y decibelios no faltarán, además de las excelentes canciones aquí contenidas.

Comentarios