The Jimi Hendrix Experience - Are you experience (1967)

Reseña: The Jimi Hendrix Experience - Are you experienced

Y es que el zurdo y desbocado músico afroamericano era un volcán que una vez que entró en erupción no había manera de detener su deflagración de genialidad no abscrita a género ni ortodoxia alguna...

Por Jorge García.

El debut de The Jimi Hendrix Experience produjo en la industria del rock algo parecido a lo que en un despacho desordenado y embaldosado de papeles y legajos puede provocar la apertura de dos ventanas situadas en paralelo en una noche de vendaval.
Impuso una suerte de revelión artistica y plástica, y desordenó por completo todos los cánones que hasta aquél 1967 parecían que iban siendo aprobados por la férrea mano de la industria, que dosificaba sensaciones y delimitaba provocaciones con minuciosidad y certero ojo crítico y comercial.

Este impacto también pudiese haber sido atribuido a la aparición en aquél mismo año de otro debut histórico: el de la Velvet Underground. La diferencia sustancial es que si bien el de los neoyorquinos supuso un fracaso comercial descomunal con su glorioso platanazo, el del trío británico-norteamericano fue un tremendo éxito de crítica y de público, por lo cual mientras la influencia de la Velvet debió esperar y llegó con cuentagotas durante aquellos finales de los sesenta, el impacto de The Jimi Hendrix Experience fue súbito e instantáneo, y arrolló como un huracán todo lo que encontró a su paso.

No es fácil hablar de un disco tan determinante, rompedor, experimental, controvertido, provocador, mestizo, transgresor, promiscuo y genial como "Are you experienced", que es como decidieron titular este debut Jimi Hendrix, Noel Ridding y Mitch Mitchell, pero lo vamos a intentar.


El iracundo sonido que desprenden los surcos de esta obra maestra es el resultado de una fulminante emulsión sónica a base de blues, funk, rock and roll, hard rock y psicodelia, todo ello llevado a ebullición en base de frenéticos y ácidos influjos, con una base rítmica despiadada y el ardoroso y nihilista, a la vez de perturbador y rupturista sonido de la guitarra de Jimi Hendrix, que puso patas arriba la tradición sónica, estilística y tecnica del uso (y en su caso abuso manifiesto) de la guitarra eléctrica como emperadora absoluta del rock and roll.

Y es que el zurdo y desbocado músico afroamericano era un volcán que una vez que entró en erupción no había manera de detener su deflagración de genialidad no abscrita a género ni ortodoxia alguna. Un verso libre que consiguió que su mensaje fuese asimilado de manera fulminante por un público que a pesar de la grandeza de la época, no esperaba una explosión de libertad, mestizaje y fogosidad como la que empezó a expulsar Hendrix desde este debut hasta su muerte, tanto con los aullidos de su guitarra, como con su sugestiva y lasciva voz y sus geniales y desobedientes composiciones.

El poder de adicción que provoca la música de este power-trío es de tal magnitud que incluso cambiar de cara supone un sacrificio, pues no resulta sencillo despedirse, aunque solo se de manera momentáneamente, de promiscuidades sónicas coronadas por la impúdica e infeccionsa lujuria de trallazos raciales y viciosos como "Purple Haze", "Maniac Depression", la radical versión del "Hey Joe" de Billy Roberts, "Love or confusion", "May this be love" y "I don't live today".


Claro que la sensación de desasosiego que produce despegar el vinilo de su cama para darle la vuelta con el temor de no encontrar un paraíso de frenesí y sensualidad salvaje como el que ofrece la cara A, desaparece de inmediato cuando empieza el sexual contoneo de los primeros acordes de "The winds cries Mary", a la que siguen más dosis de infernal pózima de perdición musical como "Fire", "3rd Stone from the sun", la sucia y pervertidora "Foxey lady" y "Are you experienced" que da por finalizada la ruta por el infierno del rock and roll más lúbrico que se había presentado en sociedad hasta entonces.


Empieza 2021, y he decidido sumergirme en el laberínto pasional, vicioso y ardiente del debut de The Jimi Hendrix Experience, uno de los debuts (y discos) más grandes de la historia de este invento.
Bienvenido 2021.

Comentarios