The Rolling Stones - "Voodoo Lounge" (1994) - Los discos del aislamiento (Día 8)


  ...en "Voodoo Lounge" hay canciones que hacen del disco un digno trabajo dentro de la discografía del grupo (cosa que no se ha vuelto a repetir).

Hemos cruzado el ecuador de las dos semanas de aislamiento, y de momento seguimos sanos y encerrados. Seguimos igualmente leyendo, escuchando (y limpiando) discos y escribiendo.
Hoy hemos vuelto a los ancestros de mi espíritu melómano, a la banda con la que bajo su influjo, me es imposible sentirme acobardado, vencido o viejo... hoy hemos vuelto a los Rolling Stones.
Y como digo, con ellos no me puedo sentir viejo, y eso que vamos con un disco que está a punto de cumplir 26 años, ¿cómo coño es posible que hayan transcurrido tantos años?, recuerdo perfectamente cuando se publico el disco, recuerdo como repetían una y otra vez el videoclip de "Love is strong" en la MTV, me acuerdo como si fuese ayer del momento en el que compré el CD, me parece estar viéndome a mi mismo llegar a casa de mis padres y pincharlo a toda velocidad, con los nervios de punta porqué era el nuevo disco de los Stones, ¡no me jodas que ha pasado más de medio siglo!.
La verdad es que yo era insultántemente joven entonces, y devorar un disco de la banda de rock and roll más grande de la historia en el momento justo en que era publicado era un privilegio, en aquél momento me sentía un contemporáneo de Sus Satánicas Majestades, y eso me parecía lo más grande del mundo. Hoy vamos a hablar de "Voodoo lounge", el vigésimo disco de The Rolling Stones, que vio la luz un 11 de julio de 1994.



Creo que coincidimos todos en que "Some girls" (1978) es la última obra maestra de los Stones, y muchos pensamos que "Tattoo you" (1981) es el último álbum de la banda que suena a Rolling Stones con todas las consecuencias, el último vestigio de su sonido, de su esencia y de su espíritu.
Los ochenta son para el grupo, como para muchos de los grandes iconos del rock que alcanzaron la gloria décadas atrás, la década fatal, y la sensación que se percibía de sus últimos discos es que se trataban de catálogos de canciones que únicamente trataban de mantener la llama de la leyenda viva pero sin la pertinente vocación de seguir aumentándola (al menos en el aspecto musical), o bien, como una escusa para seguir paseando al mito por interminables giras que generaban cuantiosas cantidades en dólares y expectación.
Posiblemente este estado de cosas no cambie con "Vooddoo Lounge", de hecho tras la publicación del elepé tuvo lugar uno de esos ultracomerciales tours alrededor del mundo. Tampoco el disco recupera el auténtico hechizo del sonido desgarrador, rudo y ancestral de los Rolling Stones, ni el álbum puede, de ninguna manera, soportar la comparación con las obras maestras cósmicas de otros tiempos, pero en "Voodoo Lounge" hay canciones que hacen del disco un digno trabajo dentro de la discografía del grupo (cosa que no se ha vuelto a repetir), temas realmente excelentes que, además, portan el espíritu primigenio de la formación y transmiten todos los estados de ánimo y creencias de vida que siempre defendió el grupo.


Y por todo ello, "Voodoo Lounge" se trata de un disco que los fans, o al menos yo, nos creemos, lo vivimos como si fuese de verdad, a pesar de que los coros no parecen sonar como deberían, de que a lo largo y ancho del metraje se advierte la presencia de una capa de abrillantamiento sónico que sospechosamente hace que lo que se escucha sea más digerible, más apto para los tiempos modernos, que las guitarras no arañen, que la sensación sea de que el sonido stone ha sido pasado por un tamiz que lo ha transformado en un rock adaptado a los gustos generales del final del milenio mirando al nuevo siglo, como si las rugosidades se dejasen para los jóvenes del indie y el grunge que entonces partían la pana con su nueva sangre rockera y sus camisas de cuadros.
Pero en el disco está algo que no podían conseguir aquellos desgreñados mozalbetes: la chulería auténtica de "You got me rocking" o "Sparks will fly"; la belleza íntima y doliente de la balada firmada por Kiff "The worst", la mirada al pop sesentero de "Between the buttons" que encontramos en "New faces"; la balada marca de la casa "Out of tears" o el pelotazo rockero "I go wild"; la sugerente "Brand new car" en la que Mick se siente a sus anchas, o la tonada de medio tiempo con sabor a carretera titulada "Sweethearts together".
También destacan los aromas de blues suave de "Blinded by rainbows" o el pegadizo estribillo de "Baby break it down".



Resumiento, que "Voodoo Lounge" sigue siendo un disco que se escucha y se siente, y esta última cualidad es la que le hace posicionarse como un elepé importante de los Stones, un disco para vivir la vida al estilo Rolling Stone, que como saben... es lo que nos gusta.

Comentarios

  1. Para mi, mis queridisimos Stones acabaron con el Tattoo You, como tu bien dices con ese sonido todavía stoniano. Luego pues ha sacar tajado del nombre, mucho marketing, etc, etc.
    Soy consciente de que discos como Sticky Finges, el Exile on... o los de la gloriosa época en Decca, eso no volverá.
    Salud y cuídate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El último disco que suena a Stones es efectivamente "Tattoo you", pero este disco tiene muy buenos temas, aunque tenga otro sonido menos rugoso.
      Salud.

      Eliminar
  2. A mi personalmente me gusta más el Steel Wheels, del 97, que prácticamente tiene las mismas virtudes y defectos que este, cuestión de gustos, en lo demás de acuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo le tengo cariño a "Steel wheels" por ser la vuelta a las giras y a la convivencia más o menos pacífica entre ellos. En cuanto a sonido me gusta más "Steel wheels", pero creo que este tiene mejores canciones, a mi ambos me parecen discos dignos dentro de la discografía de la banda, con las comentadas puntualizaciones, que como dices son comunes a ambos discos.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Se me ha ido el dedo, el Steel Wheels no es del 97 es del 89, es anterior.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena crónica, solo un matiz. El Voodoo Lounge Tour sí pasa por España, el 22 de julio de 1995 tocan en Gijón. Yo estuve allí. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues efectivamente tienes razón, estuvieron en Gijón en aquella gira, no pasaron por las ciudades habituales. Lo corrijo.
      Gracias.
      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario