Pixies - "Bossanova" (1990) - Mis discos de los noventa


 "Bossanova" se desmarca de manera clara de sus hermanos mayores, se resiste a la continuidad y se distingue como un trabajo con una personalidad propia...

El estallido Pixies que empezó en 1987 con el EP "Come on Pilgrim"; alcanzó su cenit con dos obras mayúsculas como "Surfer Rosa" (1988) y "Doolitttle" (1989). Tras ellos la historia estaba escrita y la leyenda empezaba a hacer girar las bielas para no parar de crecer durante los próximos años, hoy podemos decir que aquél episodio musical sigue esparciendo su innegable influencia por doquier.
Pero hay vida tras esos definitivos y transgresores trabajos: entraban los noventa y Pixies seguían en plena forma, y aunque la posteridad parece empecinada en colocar dudosos paréntesis separadores entre los discos mentados y el resto, yo vengo aquí a reivindicar "Bossanova" como un disco que puede, y debe, estar a la altura del trío ochentero que ha convertido a los de Boston en iconos del rock and roll independiente.
Y eso que Black Francis no lo puso fácil: tras no pocas peleas entre el beligerante egocéntrico Francis y Kim Deal, finalmente las canciones que compondrían "Bossanova" serían en su totalidad, salvo "Cecilia Ann" que es una versión del original de Surftones, obra de Francis.
Claro que Kim no se quedó mirando a su enemigo íntimo, y aquél mismo año vio la luz el magnífico debut de su banda, The Breeders, titulado "POD", donde dejaba constancia de su talento y personalidad.


"Bossanova" se desmarca de manera clara de sus hermanos mayores, se resiste a la continuidad y se distingue como un trabajo con una personalidad propia que no pretende vivir a la sombra de anteriores referencias y mucho menos vampirizarlas.
Un sonido más atenuado y menos iracundo hizo a muchos tildar al disco de comercial, o al menos pasado por un baño de chocolate sónico (parafraseando a Lennon). Lo cierto es que no aparecen desgarros vocales por parte de Francis y las guitarras de Santiago no parecen contener la carga de nitroglicerina de pretéritos trabajos, pero no se trata en modo alguno de fidelizar a una audiencia, premisa básica de una operación de carácter comercial, esto no tendría sentido habida cuenta de la real dimensión del éxito de la banda y de la morfología de su público.
Se trataba pues de una nueva aventura, un nuevo camino por el que transitar portando muchas de las estructuras musicales propias de la personalidad musical del grupo, pero introduciendo y extrayendo en la ecuación diversos elementos que agranden o al menos diversifiquen su oferta; y esto lo consiguen plenamente en "Bossanova".
No obstante Pixies siguen siendo ellos mismos: ahí están sus textos intensos y reconocibles, la dualidad vocal o la textura que propicia Gil Norton, que vuelve a ser el encargado de la producción.
Además no faltan pelotazos e himnos en el tracklist de "Bossanova", para no extenderme, ya que no existen altibajos ni rellenos en el álbum, citaremos "Rock music", "Velouria", "Allison", "Ana" o "The happening", aunque perfectamente pueden incluir la que cada cual prefiera que será bienvenida por mi.



Tal vez con menos fiereza y enajenación que en pretéritos catálogos, pero con una textura líquida y cierta sonoridad algodonosa, además de una extraña ductilidad eléctrica y melódica, "Bossanova" es sin dudarlo uno de mis discos de los noventa.


Comentarios

  1. Muy de acuerdo con tu comentario del disco, Addi. El siguiente, "Trompe le monde", me parece incluso mejor, mi favorito de 1991 junto con el "From Influence To Ignorance" de UCP.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que hasta "Trompe..." lo que nos deja la banda es devastador, magnífico.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Para mí el disco fundamental suyo es el "Doolittle", de hecho fue la única obra que tuve de los bostonianos durante mucho tiempo y me harté de escucharlos, de gozarlos quiero decir. Curiosamente seguí más a Kim Deal y su propuesta de Breeders que a los siguientes trabajos de Francis & cia. Pasó el tiempo y me fui haciendo con el resto de su discografía de Pixies pero la escuché menos, casi lo hice un poco como obligado para completar la colección, aunque claudiqué al final. En consecuencia, de este "Bossanova" apenas tengo referencias "sentimentales", tendré que recuperarlas, como el sabor de las magdalenas.
    Abrazos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego mi favorito es "Doolittle", por pegada, por despotismo sónico, pero con los años, cada vez adoro más "Bossanova", recuperalo, creo que envejece de lujo este disco.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Perdieron nitroglicerina pero ganaron variedad y color ... adoro este disco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también, creo que es el que más crece y mejor envejece, mucho color, buenísimas canciones y muy fluido y estético, un gran disco.
      Saludos

      Eliminar

Publicar un comentario