Hallelujah The Hills - "I'm you" (2019)


 ...no creo que tenga demasiada importancia la etiqueta, lo importante es la belleza que destilan estas canciones, gracias a su exquisita silueta melódica y a un sonido rico y suntuoso...

Hasta el pasado mes de diciembre no tenía ningún tipo de noticias sobre Hallelujah The Hills, banda norteamericana con siete discos en su haber y más de quince años de trayectoria.
Virtuosa formación capitaneada por Ryan H. Walsh, quien además de músico es escritor y periodista, y que ha dejado sus escritos en prestigiosos medios americanos como Boston Glove, Vice o Boston Magazine.
También es el autor del libro "Astral Weeks: A secret history of 1968", que versa sobre el año del León de Belfast en Boston.
Pero gracias a mi amigo Imanol y a mi también amigo y compañero del Exile, Chals, que hace unas semanas reseñó este trabajo en la citada publicación, he incorporado este catálogo a las escuchas navideñas, quedando encantado y emocionado con lo que exhalan los surcos de este maravilloso disco, que por cierto, se titula "I'm you".
No sabría muy bien como definir el elepé: rock americano, folk-rock, southern-rock... no creo que tenga demasiada importancia la etiqueta, lo importante es la belleza que destilan estas canciones, gracias a su exquisita silueta melódica y a un sonido rico y suntuoso, que a la voz de Walsh (puramente americana) y a unas guitarras claras pero de fuerte presencia y radiante sonoridad, añade una enriquecedora nómina de instrumentos: violines, sección de viento, teclas, flautas y seguramente otras maderas, acústicas, además del imprescindible apartado rítmico.


El disco despide una seductora hechicería, palpables notas de nostalgia y un encanto místico que conduce a un folk de bosque, de noches de pasiones y alquimias, como un akelarre rock y folk asentado en la tradición más ancestral y secreta que se resguarda en el interior frondoso y selvático del país del Tío Sam.
Aunque también hay paisajes de pradera y carretera que atraviesa el desierto o de barra de bar que escucha declaraciones funestas y filosóficas a la luz de un neón moribundo.
Los textos dan carta de naturaleza a lo anteriormente expuesto, llevándonos a un entorno literario de cuentacuentos, de historias rurales que se debaten entre la verdad y lo falso, de leyendas que atesoran los más íntimos arcanos; liturgia de hoguera y reunión nocturna, dejando que las llamas de la pira crepiten acompañando a las melodías y a los cuentos, recuerdos dolorosos de adicciones, ensalmos al destino y a la vida que impone el tempo de la existencia.
Es por esto que las canciones de este disco necesitan de tiempo y de calma para explayarse, para hablar a su auditorio y que todos permanezcan silenciosos y atentos a su sermón, a su plácida perorata; esto explica la duración del disco, casi una hora dividida en diez canciones que salvo un par de excepciones no bajan de los cinco minutos de duración, alcanzando casi nueve en la maravillosa pieza que da título al disco.
El resto del tracklist atesora gemas en las que se insinúan referentes americanos entre las fibras de algunos de los temas más rockeros como "Running hot with fate" "People keep dying (and no one can stop it)".



Aunque son los temas más íntimos, nocturnos o evocadores los que le roban el corazón a este escriba: el folk de curda y barra "Folk music is insane"; las poéticas "Born to blow it" y "It still floors me"; la bella confesión "I went through hell (from hell) (but now I'm back)" de apocalíptico trayecto sónico a base de electricidad y distorsión hacia el centro del corte, el recitado final al piano de la balada sureña "The memory tree".
Sin olvidar la extraordinaria pieza que abre el disco; "My name sounds sinister" o la magnífica y arrebatada "Transparent chart of the heavens".
"I'm you" es un disco que llegó demasiado tarde para figurar entre los favoritos de Addi del pasado curso, pero créanme si les digo que es uno de los discos favoritos del que suscribe de todos cuantos fueron publicados y escuchados por mi, yo no me lo perdería, creo que necesitamos discos así para mantener la fe en el futuro de cierto tipo de canciones.

Se recomienda visitar la reseña sobre este mismo trabajo publicada por Chals Roig en el Exile SH Magazine pinchando AQUÍ.

Comentarios