The Rolling Stones - "Let it bleed" (1969) - Medio siglo sangrando rock and roll



 Continua y evoluciona en la vereda sónica y estilística abierta en la anterior masterpiece, "Beggars Banquet"...

Tal día como hoy, 5 de diciembre, pero de hace medio siglo, fue publicado el octavo disco de estudio de The Rolling Stones titulado "Let it bleed".
Esta efeméride bien merece una reseña en esta humilde casa, además de/y por supuesto, la re-edición del disco, me imagino que en vistoso formato y a un precio que garantice generosos beneficios para alguien.
Como un servidor puede garantizar que no pasará por caja con respecto a lo segundo, cumpliremos como buenamente podamos con lo primero, osea, la reseña (que además es gratis para todo quisqui).
"Let it bleed" es un disco con el que la banda londinense da carpetazo a varias cosas: se trata del último disco de la década de los sesenta, también acaba aquí su relación con DECCA y por supuesto, es el último disco en el que colabora Brian Jones.
Se incorpora Mick Taylor como nuevo guitarrista, aunque solo podemos escucharle en la versión country del "Honky Tonk Woman" que titularon como "Country Honk", y que no es precisamente el momento más destacado del disco y en la libidinosa y excitante "Live with me", donde ya deja impronta de las nuevas sonoridades que aportará en un futuro próximo a la producción stoniana.


Produce Jimmy Miller, los arreglos corren por cuenta de Glyn Johns y por los estudios de grabación pasan a modo de colaboradores músicos del pelaje de los habituales Ian Stewart, Bobby Keys o Nicky Hopkins; o de otros más casuales como Ry Cooder, Al Kooper, Leon Russell , Byron Berline o Jack Nitzche que se encarga de los arreglos de la parte coral de la grandiosa balada "You can't always get what you want", de la que poco o nada se puede aportar a estas alturas del partido.
Pero la realidad es que "Let it bleed" es una obra maestra que raya al mismo (o muy similar) nivel de otros clásicos imprescindibles del grupo. Continua y evoluciona en la vereda sónica y estilística abierta en la anterior masterpiece, "Beggars Banquet", que inició la incursión de la banda en territorios no solo rockeros sino que también absorben esencias del country y del blues, administrándolas con enorme talento, gusto y potencia, creando el mítico sonido Stone, que supone un hito histórico y absolutamente determinante en la hagiografía de la música contemporánea.
De hecho no es necesario que un servidor siga empapando el lienzo de redundancias, es suficiente con remitirnos a títulos tan grandiosos como "Midnght rambler", "Let it bleed""You got the silver", "Monkey man" o la gloriosa versión del blues del delta, compuesto por Robert Johnson, "Love in vain", auténtico referente sonoro de un servidor con respecto a esta gema del más vetusto ancestro del rock.
En ellas están presentes los viejos acentos de la banda y también los nuevos: riffs furiosos y punk iniciático, blues de raíz pasado por el tamiz de la banda, guitarras desenchufadas, slides, la vocalidad excesiva y polifacética de Mick...
Y si además el tracklist contiene "Gimmie shelter"... ¿quién se puede resistir a considerar este álbum como una obra maestra incuestionable?. No entraré en diatribas sobre esta canción, una de mis favoritas de todas cuantas han sido grabadas en la historia del mundo.
Resumiendo, y así dejo de hablar sobre lo mil veces hablado ya, que hoy cumple cincuenta años uno de los discos capitales de la época dorada de los Stones y de la música rock, y que me he querido dar el capricho de escribir algo sobre él.

Comentarios

  1. Pues muy necesario tu recuerdo, Addi, una obra maestra absoluta del rock and roll y de la música en general.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. yo soy de Let it Bleed, la canción. Me parece espectacular, pero el disco al completo es una puta joya. Buen aniversario Addison. Abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es una de las nueve joyas del disco. A mi la que no me termina de convencer es esa versión country de Honky Tonk Woman. ¿Por qué no meterían la original?.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Una POM (puta obra maestra) que junto, como tu bien citas, Beggars Banquet lo mejor que han hecho nunca, y muy cerca Exile on main street, Sticky fingers y Some girls.
    Por cierto hoy he pasado a recoger por la biblio Lluvia Fina.
    Salud y keep' on rockin'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre digo que el orden de esos cinco discos es lo de menos. Creo que mi favorito es Exile y Beggars Banquet, pero realmente es igual, son discos de los Stones de cuando no tenían rival (hay alguno más que están un milímetro por debajo).
      Espero que te guste el libro, a mi me gustó bastante-
      Salud.

      Eliminar
  4. Mi disco favorito de los rolin, a parte de su mejor portada de largo, que eso también vale oiga. Lástima del descerebrado de Jones, aunque, bien pensado, este disco estaba a muchas millas de lo que musicalmente bullía por su cabeza entonces. Yo tampoco pasaré por caja, me conformo con lo que tengo.
    Abrazos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me sobra la versión country del Honky Tonk Woman, la verdad, pero aún así el disco es una obra maestra total. Realmente Jones ya estaba fuera del grupo cuando se gestó el disco, era como bien dices un descerebrado.
      Paso de ese tipo de discos, por muy fan que me ponga creo que no aportan casi nada.
      Abrazos.

      Eliminar

Publicar un comentario