Neil Young + Crazy Horse - "Colorado" (2019)



 Que tire la primera piedra quién no echase de menos estas guitarras chillonas y quejumbrosas...

Apenas contaba dieciocho años el talentoso Nils Lofgren la primera vez que  participó en un disco de Neil Young. Fue en el mítico "After the gold rush", en 1970. No sería la última colaboración de Lofgren con Young, pero nunca hasta ahora, enrolado en las filas de Crazy Horse.
La ausencia de Frank Sampedro ha propiciado esta incorporación para la grabación de "Colorado", último disco del canadiense.
Y la verdad es que la guitarra de Lofgren hace olvidar (o al menos, no echar de menos) a la del legendario Poncho. Lo que suena en "Colorado" es sonido Crazy Horse, como lo fue y quedó marcado a fuego en la memoria auditiva del rock and roll en el ya cincuentón y seminal "Everybody knows this is nowhere".
El óxido vuelve a carraspear en la infecciosa electricidad del sonido Young/Crazy Horse, la anarquía rítmica también retumba entre los remolinos de distorsión, y la dicotomía sónica entre noise y balada, orden y desconcierto, vuelve a crear ese extraño y sublime estado de confusión, de incoherencia que es imprescindible en un disco rubricado sónicamente por el caballo loco.
Y esta es sin duda la mejor noticia que nos llega con la publicación de "Colorado", el reencuentro con el sonido de CH en un nuevo disco del más grande. Que tire la primera piedra quién no echase de menos estas guitarras chillonas y quejumbrosas, ese machacón y compulsivo corazón latente de bajo y batería, esa contaminada distorsión, esa belleza empapada de rudeza y desquiciamiento.
Sin entrar en comparaciones con los últimos trabajos de Young, si diré que es el disco suyo que más me gusta desde hace varios años.
Reconocer de nuevo la lírica y la épica del genio de Ontario reconforta y anima a seguir escuchando el disco con avidez, y de esta escucha obtenemos resultados más que satisfactorios en algunos cortes como "Green is blue", "Eternity" o "I do", todas ellas con un sonido más "Harvest Moon" que "Ragged Glory"; también "Olden days" es un magnífico medio tiempo con un pie en cada disco.
Pero hay momentos corrosivos que tampoco tienen desperdicio: "She showed me love" (tal vez un poco larga); "Help me lose my mind", con esa voz quebradiza que gime casi rota; los característicos coros marca de la casa en "Shut it down" y la excelente "Rainbow of colours", que suena más a noventa que a sesenta y nueve.
Pero el disco se abre antes de todo esto con un tema de acústica y armónica titulado "Think of me" que nos lleva a territorios más fronterizos y bucólicos que para nada predicen lo que vendrá después.
Aunque debo confesar que mi tema favorito es "Milky way", por encerrar en su germen la visión que un servidor siente como propia del sonido de Neil Young + Crazy Horse.



Es posible que no me muestre tan entusiasta con "Colorado" como muchos de mis colegas y amigos, pero desde luego se trata de un disco estupendo, uno de los mejores trabajos de Shakey en esta década y ojalá en los próximos meses tengamos la oportunidad de escuchar en directo estas canciones.

Se recomienda visitar la reseña sobre este mismo trabajo publicada por Chals Roig para el Exile SH Magazine pinchando AQUÍ.

Comentarios

  1. Disco aceptable y que le recupera de tanta edicion extraña de los ultimos años, pero lejos de la POM que muchos pregonan en mi muy modesta opinion. Sin ir mas lejos Psychedelic Pill se lo come con patatas y dejaria este Colorado en una segunda fila indiscutible ... sinceramente no entiendo la exacerbada pasion que se ve por ahi ... sorry!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que mi posición está entre la tuya y los que hablan de POM. Yo también pienso que Psychedelic Pill es bastante mejor, pero este me está gustando mucho y desde luego supera con creces los precedentes.
      Saludos.

      Eliminar
  2. despues de muchos fiascos es una gozada encontrar a neil un poco mas centrado. para mi un encantador disco menor de neil pero disfrutable. menos escnada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego este disco no tiene nada que ver con los precedentes, es otra película.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Todavía no me he acercado a él y me da pereza. Temo descubrir redundancias del maestro, no sé...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en este disco encontrarás otras sensaciones, aunque tampoco soy de los que ya lo consideran una obra maestra a la altura de los grandes discos del maestro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. A las últimas aventuras de Shakey no me he acercado por el fiasco de precedentes (Monsanto, Peace Trail...) y estoy un poco reacio a acercarme a éste... A ver si la grabación del álbum propicia gira y visita a España para verle en directo, dónde puedo asegurar que no decepciona.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te digo lo mismo que a Gonzalo Aurelio. Yo tampoco estaba convencido y me daba pereza. Seguro que hay gira y esperemos que nos lo traiga por aquí cerca, sería mi quinto bolo de Young.
      Abrazos.

      Eliminar
  5. Lo ultimo del señor Young, me decepcionaba y le perdí interés. Este no es una POM pero para mi, visto lo ultimo, pues ya me gusta.
    Salud socio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece un disco digno, claro que me gusta, pero de POM nada, aunque he leído a gente que lo pone a la altura de las obras setenteras, cosa que para mi es un delirio.
      Salud!

      Eliminar
  6. Siempre le ponemos una ficha a este hombre amen de que ya este lejos de una obra sublime
    Saludos y buena semana !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que los tiempos de las obras sublimes ya pasaron, fueron muchos años y muchas grandes obras, pero este es un muy buen disco que no contamina la trayectoria de Neil.
      Un abrazo master.

      Eliminar

Publicar un comentario