Teenage Fanclub - "Bandwagonesque" (1991)



 Armonías vocales inigualables siempre, guitarras cristalinas unas veces, rugientes otras e incluso atacadas por el fuzz en algún momento determinado...

Conocí a Teenage Fanclub con "Bandwagonesque", y recuerdo que entonces pensé que si los Beatles hubiesen aparecido en 1991, hubiesen grabado un disco como aquél, hoy no estoy tan seguro de aquella afirmación, pero sigue siendo, el disco rosa de la bolsa amarilla con el signo del dolar, mi favorito de los escoceses, o por lo menos, al que más cariño tengo.
Lo cierto es que en este disco se funden mil y una influencias, sutilmente administradas por Don Fleming y Paul Chisholm que junto al grupo producen el álbum, consiguiendo crear un núcleo estilístico y musical de tremendo impacto por obra y gracia de unas estupendas composiciones que encandilan al oyente gracias a que están perfectamente dispuestas en torno a un sonido que recoge secuencias sónicas de The Beatles, Byrds, Big Star, Pink Floyd e incluso Dinosaur Jr. o Beach Boys.
Armonías vocales inigualables siempre, guitarras cristalinas unas veces, rugientes otras e incluso atacadas por el fuzz en algún momento determinado, "I don't know". Se asoman ocasionalmente efectos sonoros que recrean una psicodelia que se funde con el pop sixtie de "Star sign".
Primoroso dream pop, encendido power-pop o noise pop de ataque beatlemano, como en la sublime "Metal baby". Todo lo que suena en este elepé lo hace con dedicación a lo bello, destacando la aparente (aunque falsa) sencillez del arte de componer canciones.
Intrincadas construcciones guitarreras entre melodías pletóricas de dulzor en "Pet rock" o inclinaciones de cabeza a la gran estrella en delicias como "Sidewinder" o las inequívocas "December""What you do to me".
Himnos powerpoperos de intensidad única en la barbarie musical titulada "The concept" o guitarras a lo Crazy Horse en "Alcoholiday", otro momento cumbre de esta obra maestra, sin dejar pasar encuentros místicos con los chicos de la playa en la hermosa "Guiding star" o los ecos escoceses y fluviales de "Is this music?" que cierra el disco.



Todo parece sencillo, accesible y creado por una especie de energía que mana de la naturaleza, como si no tuviese importancia, como si esas canciones siempre hubiesen estado ahí, dejándose la vida en mimar los oídos de los hombres y las mujeres que pasan por el mundo, como si fuesen parte del legado de la diosa Natura, como los árboles o el viento.
Por todo ello, y por ser mi primer disco de Teenage Fanclub, "Bandwagonesque" es uno de mis más queridos discos de los noventa.

Comentarios

  1. Si, suele ocurrir que los primeros discos de una banda (o artista) que entran en nuestra colección son a los que más cariño cogemos, sobre todo cuando se trata de una formación como los Fannies, cuyas obras iniciales fueron de tantos quilates que apenas costaba trabajo caer rendido a sus pies. Me pasó lo mismo con su disco de estreno "A Catholic Education", le tomé una querencia especial por ser el que me hizo conocer a la banda escocesa. Mi favorito, sin embargo, es "Grand Prix", aunque este "Banwagonesque" no le anda mucho a la zaga.
    Abrazos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me suelo encariñar con discos por el conducto de la nostalgia, eso es cierto. De todas maneras TF tiene un ramillete de discos de un similar gran nivel.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. Otro fan de "Bandwagonesque". Como Javier, "Grand Prix" me parece su obra maestra (aunque el siguiente me gusta igual), pero el que comentas es unza delicia. Y, además, explicas muy bien sus formas y su impacto.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo entiendo que el grupo tiene cuatro discos de un nivel muy similar, con lo cual es cuestión más de empatía que otra cosa elegir uno u otro como favorito. Grand Prix gusta mucho en España, en cambio en UK Bandwagonesque es el gran favorito junto a Songs of Northern Britain, pero ya digo, creo que todos son similares en lo bueno.
      Abrazos.

      Eliminar
  3. Los primeros discos de la colección siempre son importantes para cualquier musicómano de calibre -en el que me incluyo-, siempre recurres una y otra vez a ellos aunque los hayas escuchado un ciento de veces y a día de hoy no sea el 'sonido' por el que estás más interesado o en el que estás más inmerso; algo que generalmente no me pasa con las nuevas adquisiciones, pasan, pasan y pasan por el plato y salvo en contadas excepciones vuelven a repetir. El esfuerzo económico que hube de hacer para adquirirlos antaño y los cientos de veces que los repetí hizo que se 'grabasen' en mi adn. En cuanto al disco que propones no lo escuché ni a la banda tampoco; pero por lo que leo, su paleta 'sonica' es bastante variada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso querido Aurelio, que TF es una de las mejores formaciones de los últimos treinta años. Aunque tu eres un poco más rockero creo yo, los Fannies tiran más al pop y al powerpop, pero seguro que te gustan, son enormes.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Un dsco casi perfecto. Con Grand Prix lo mejor de ellos que en algun momento me han llegado a aburrir un poco, pero con los que he recuperado una buena relacion (:-)) ultimamente. Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente Grand Prix sea mi otro disco favorito de ellos, yo les tengo siempre presentes.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Discazo que me trae siempre grandes recuerdos de mi vida cuando se editó. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también, se publicó en días de vestir uniforme de camuflaje y lo compré en una tienda de Burgos, muchos recuerdos.
      Abrazos.

      Eliminar

Publicar un comentario