Los lunes... escenas de cine - "Los lunes al sol"


En plena expansión inmobiliaria, con la burbuja bastante hinchada y con su estallido a pocos años vista, Fernando León de Aranoa filma "Los lunes al sol" (2002). Una película que hacía reflexionar, en plena época de ficticias vacas gordas, pero vacas gordas al fin y al cabo, a una sociedad que sospecho que no escuchó nada de lo que les ocurrió, años antes, a un grupo de parados en edad difícil y que a cada día veía mermar sus esperanzas de engancharse a una vida activa en lo laboral y digna en lo personal, que es en resumen, lo que contaba la película.
Andaba entonces el personal adquiriendo bienes, que según se vio posteriormente, no siempre iba a poder pagar, y por ello, esta película parecía desubicada históricamente y sonaba a un canto agorero y pesimista fijado en un pasado que no se repetiría... ¡benditas percepciones superficiales e irresponsables!.
En Vigo, en los años posteriores a la reconversión industrial que dejó en la década de los ochenta a miles de personas en paro, cuatro amigos viven sus vidas con el recuerdo despellejando su vida y su memoria y arrasando con sus esperanzas y dignidad.
Su día a día, sus lunes al sol, su frustración y rabia se exponen de manera realista, casi como un documental, muy ceñido todo al estilo de León de Aranoa, que además firma junto a Ignacio del Moral un intenso y corrosivo guión.
Inolvidables resultan los cuatro actores encargados de interpretar a los cuatro trabajadores en paro, que logran llegar hasta el fondo de la psiquis de todos aquellas personas que han vivido una situación semejante, y abordar la comprensión del espectador.
Magnífico film que recordamos en esta época incierta y que cierne sobre el futuro la zozobra y el pesimismo.
Nos quedamos con el cuento que el Santa cuenta a un pobre crío.
¡Feliz semana!




Comentarios

  1. Bueno, yo la vi en su momento y los tiempos no eran tan buenos como comentas (la precariedad estaba a la orden del día). La gente vivía una especie de espejismo pero en todo caso, la figura del parado de larga duración se puede dar en cualquier época y Fernando trata a sus personajes (todos ellos memorables) con la precisión de un cirujano. Es una película que se antoja más real cuanto más tiempo pasa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es lo que digo en la reseña: época de ficticias vacas gordas. En cuanto a la película estoy de acuerdo contigo, una película real sobre un tema que en este país nunca va a desaparecer mientras no cambien cosas y personas.
      Saludos.

      Eliminar
  2. La mejor película de León de Aranoa, Addi, superior incluso a “Barrio”. Mi segunda novela, lo recordarás, habla del mundo laboral en el periodo 1998-2003, es una realidad que conocí muy a fondo, así que coincido con tus apreciaciones. Recuerdo perfectamente a una compañera de trabajo de Getafe (hace unos veinte años) diciendo que había comprado una casa por tres millones de pesetas y la había vendido al poco por quince. Así nos fue y nos irá.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, la burbuja que se está hinchando ahora mismo, es la que estalló después en 2007 aproximadamente. Yo trabajaba en un suministro industrial y la lujuria de construir y vender era frenética en esos años de "Los antípodas del día". En fin, lo peor es que en esencia nada cambia, somos una nación de errores cíclicos donde los listos se aprovechan de los tontos haciéndoles siempre la misma trampa.
      Abrazos.

      Eliminar

Publicar un comentario