Sitcom Neighbor - "Shag" (2017).


Incomprensiblemente este disco que hoy traemos aquí pasó desapercibido para prácticamente todo el mundo el pasado año. También para un servidor, que lo descubrió de casualidad con el nuevo curso ya iniciado. El impacto que causó en mi fue considerable, y debo decir que el disco empezó a sonar a todas horas, sigue haciéndolo, y creo que se va a quedar conmigo de forma permanente.
Sitcom Neighbor es un proyecto procedente de L.A. y formado por el cantante y compositor John Murphy y el productor y multi-instrumentista Steve Refling.
"Shag" es el tercer larga duración del grupo, que tras cada disco deja una alargada estela de deslumbrantes críticas y elogiosas reseñas que contrastan con la escasa repercusión que consiguen sus trabajos.
Fans de The Beatles, The Kinks o Elvis Costello, es evidente que el pop de los sesenta es el punto de partida y cimiento sónico de su estilo, que se va enriqueciendo con aportaciones setenteras de gente como Big Star o Badfinger para llegar a la edad del resurgimiento del power-pop, los noventa, recogiendo esencias de bandas como The Posies o Teenage Fanclub.
Es por tanto otra banda de melodías diáfanas, encendidas y optimistas, de guitarras radiantes y estupendas armonías vocales, con algunas gotitas lisérgicas. Solventan cada corte de este maravilloso disco en aproximadamente tres minutos, condensando en este minutaje tanto jugo que el frescor que rezuma cada tema es ciertamente delicioso y sorprendente.
Pero para muestra un botón, y si les parece acerquen las orejas, eso si vía Spotify, (no hay otra) a este preciosísimo tema titulado "Tourist attraction".



Pero no es esta joya el único momento susceptible de deleite, en el tracklist sobran argumentos para enamorarse de este cancionero. Se aconseja no perderse algunos momentos en los que se sienten los ecos psicodélicos de los Fab Four como "Pimpmobile", sugerentes acústicas que bordean el folk: "Insomnia" o esencias beatlemanas tan deliciosas como "Let me be your man".
No faltan guitarras rugientes en powerpops de alto octanaje, sírvanse si gustan, detener su camino en temas como "You turn next""Love you like crazy" o "Lucky day".
Difícil no adorar bellezas melódicas de intenso lirismo como este "Goodbye".



No oculto mi emoción cuando de elogiar este álbum se trata, pues en cada giro sónico nos ofrece una nueva y refrescante copla, aquí con acústicas y teclas: "Deserve", allá con riffs ardientes que se funden con voces primorosas: "No one really knows" o acullá con psicodelía bañada por las aguas del Pacífico: "Anything".
Me van a permitir que les recomiende encarecidamente este disco, pueden escucharlo en Spotify y adquirirlo en el siguiente enlace: Sitcom Neighbor, y en las plataformas habituales.
Creo que merece la pena... y mucho.

Comentarios

  1. Una de las obras capitales del 2017 q debe ser objeto de reivindicación como haces en el post imprescindiblei. Y deliciosod Gran post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maravilloso disco, incomprensible que haya pasado totalmente desapercibido.
      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario